lunes, 6 de marzo de 2017

¿Por qué el show de Maná fue tan grandioso?


Sí. El show de Maná en Santa Cruz de la Sierra fue uno de los más espectaculares en los últimos años no solo por el plano artístico, sino también por lo económico. Se movieron 2,2 millones de dólares en un proyecto que demandó cinco meses de organización para la productora.


El gerente general de Business Group Entertainment, Jean Paul Flores, le confirmó a EL DEBER dicho monto y aseguró que la noche del sábado ingresaron 30.000 personas al Tahuichi Aguilera (5.000 más que en La Paz). Pero también reveló que se tuvieron que habilitar 1.000 entradas a último momento para el sector de cancha; así se llegó a redondear la cifra total.


El cruceño, que lleva 15 años en la organización de eventos, dijo que se cumplió con todo lo que pidió Maná en las 102 páginas del contrato. Y aclaró que no fue necesaria una segunda rueda de prensa, porque la venta iba “muy bien” en la urbe oriental. “En La Paz hicimos
la conferencia como parte de la promoción del show y en dos días logramos vender 1.000
pases”, agregó.
Gentío en el Tahuichi
Parecía un clásico deportivo. Ingresaron 30.000 almas al recinto y hasta parecían más. Solo en general hubo 10.000 y en cada curva 4.000, mientras que en cancha, 12.000. Es por ello que el show de Maná se convierte en uno de los más grandes de la historia de recitales en Santa Cruz.


En 1994 Bronco convocó a 45.000 personas y en 2009 Vicente Fernández conmovió con su voz a 40.000. Les siguen Shakira (35.000), Marc Anthony (30.000), Juan Gabriel (30.000) y Daddy Yankee (25.000).


Maná fue grande en todos los sentidos. Tuvo un escenario fabuloso con 144 m de pantallas led (solo la grande midió 16 x 6 y fue un modelo P5 de alta resolución). En el montaje se usaron grúas, montacargas y seis generadores de energía; además, durante el show hubo dos torres de cañones de luz que seguían a los músicos y un dron que filmó todo. Unas 400 personas trabajaron en toda la organización.


El sonido fue impecable gracias a que se usaron dos torres (y no solo una, como en otros conciertos). El público estuvo a la altura del recital, pues ingresó y salió ordenadamente. La productora pagó una póliza de un millón de personas por si sucedía algún imprevisto. Hubo 42 paramédicos y 700 efectivos (seguridad privada y Policía).
Fue destacada la participación del artista Helmut Seifert Alves, que rasgó su guitarra sin parar. Ayer, la banda tuiteó una nota del Diario Mayor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada