viernes, 23 de diciembre de 2016

Efraín Salazar y Los Signos

La década de los años 60’ fue de gran importancia tanto para la música folklórica en toda Latinoamérica, más aún, con el boom del folklore en Cosquín, Argentina, y también para la música juvenil con la aparición de solistas y grupos musicales llamados de la “Nueva Ola”. Así surgen en cada país cantantes y grupos importantes que le dan un ambiente muy especial a las fiestas juveniles, aquellos encuentros que empezaban a las 3 de la tarde y a las ocho todo terminaba, donde solo se servían refrescos y bocaditos. Aquellos grupos o conjuntos de música animaban las “Fogatas bailables”, los llamados “thunkus” y estaban siempre en las fiestas de algunos colegios que organizaban estos eventos, y hoy todo ha quedado en el recuerdo….

Fue una época que muchos recuerdan con cierta nostalgia, hoy en día son personas bastante mayores y en sus añejas discotecas están guardadas los discos de vinilo de: Leo Dan, Sandro, Palito Ortega, Los Gatos, Los Náufragos, La Joven Guardia, todos argenti-nos, de Uruguay Los Iracundos, en el Perú Los Doltons, en Chile Los Angeles Negros, Los Gol-pes, desde España llegaban las voces de Raphael, El Dúo Dinámico, de Francia se escuchaba a un Charles Aznavour, de Italia a Gi-gliola Cinqueti, de México Enrique Guzmán….

En Bolivia surgen a finales de los años 60’ Los Loving Darks, Los Ecos, Los Bonny Boys Hot’s, Los Grillos, The Donkeys, y dentro de esa gama de grupos juveniles están sin duda, LOS SIGNOS con Efraín Salazar como voz líder del grupo y que se mantiene hasta hoy.

Francisco Efraín Salazar Álvarez, nació en La Paz, el 2 de abril de 1952, su padre Simón Salazar Calderón y su madre Florinda Alvarez, de este matrimonio nacieron 6 hijos, cinco varones y una mujer, Efraín es el mayor de los hermanos, recuerda con nostalgia su escuela Rafael Pabón, saliendo bachiller el año 70 del colegio Antonio Díaz Villamil, dedicándose luego completamente a la música, estudió algunas materias técnicas, pero su deseo era la carrera militar, no se dio por los constantes viajes que realizaba con la música.

Empezó cantando los años 67’, 68’ lo acompañaban algunos amigos, el año 1969 por espacio de unos 8 meses llegó a cantar en el conjunto de ese momento “Los Four Star” de los Hnos. Salgado.

A finales del año 69’ Efraín recibe una invitación de unos amigos que vivian por la zona Villa Victoria y Munaypata como Jhonny Icela, componente de “Los Maxs”, este conjunto estaba formado por: Cesar Conde, como bajista, René Cordero primera guitarra, Jhonny Icela como segunda guitarra y bajo, Macario Morales baterista (†), fue ahí donde Efraín se incorpora como cantante oficial del conjunto, y además, cambiando el nombre de Los Maxs por Los Signos, con el que se los conoce en la actualidad.

Uno de los primeros viajes fue el que realizaron a las minas del Sur de Potosí, Telamayu, para los carnavales de 1970, para la fraternidad “Los Cuervos”, donde el conjunto con el nombre de Los Signos tuvo bastante aceptación, interpretando la música que estaba de moda en aquella época.

A la vuelta de ese viaje, graban en el Sello Discolandia el primer pequeño de cuatro temas, del cual los más conocidos hasta hoy son; “Volver otra vez” (Una adaptación del tema “Don’t let me be Misunderstood” de la banda británica The Animals de 1964) y el tema “Un imposi-ble”. Durante la grabación, el baterista Macario Morales abandona el conjunto aduciendo motivos personales, por tal razón, Efraín tuvo que invitar a Héctor Cuentas (†) El baterista más destacado que tuvo el conjunto, quien con su técnica y habilidad hizo posible terminar la grabación de ese primer disco.

Hasta entonces el conjunto se caracterizaba solo por guitarras eléctricas y batería, después del primer disco se incorporaron los teclados y sintetizadores, que estuvo a cargo del potosino Pedro Aiza, con un aporte fundamental para el estilo característico de Los Signos.

Grabaron 16 discos pequeños con 4 temas cada uno, luego 5 Lps. con algunas composiciones de Pedro Aiza, incluso con musica tropical, en aquellos años actuaron en la radio Chuquisaca, radio Méndez, Ex-célsior, también en canal 7 con sus estudios en la Ceja de El Alto.

En esos años románticos de la nueva ola, ellos hacían un rock andino, fusionando al-gunos instrumentos folklóricos, actuaban con equipos muy modestos incluso con par-lantes de bocina, después del éxito del primer disco viajaron por toda Bolivia.

En los años 80’ se retiraron varios inte-grantes por diversos motivos, entonces vi-nieron otros músicos, uno de los más cono-cidos fue el baterista Gery Conley, algunos con el tiempo también crearon sus propios grupos, incluso haciéndose llamar algunas veces como Los Signos. En los años 80’ viajaron a Sao Paulo, Brasil, a la Argentina varias veces para los residentes, que siem-pre los contrataban por la nostalgia de oír las melodías de aquellos años 70’ - 80’.

Los primeros integrantes del conjunto fue-ron: Efraín Salazar, Cesar Conde, Pedro Ai-za, Rene Cordero, Héctor Cuentas, Jhonny Icela y Macario Morales.

En su larga trayectoria recibieron impor-tantes reconocimientos y premios como de la brigada parlamentaria de La Paz, el 2009, por el Sr. Gobernador el 2015, el Illimani de Oro en 2016, por la Fejuve de El Alto, por La Viejoteca de Cbba. y muchos otros que Efraín los tiene enmarcados en su hogar. Están afiliados a SOBODAYCOM, ABAIEM, SBAV, y al Ministerio de Culturas.

Efraín Salazar y LOS SIGNOS tienen más de 45 años de actividad permanente, los actuales integrantes son: Rolando Lima-Bajo, Miguel Lima (Pacho) - guitarra líder, Bonny Alaniz - Bateria, Felsi Lima, Raúl Ló-pez percusión y como técnico de sonido Erick Lima.

Salazar manifiesta que es muy importante el apoyo del público y reconoce que hasta el día de hoy los siguen buscando para acom-pañarlos musicalmente en eventos de carác-ter festivo, para escuchar y bailar aquella música que ha quedado como clásicos de Los Signos.

Tiene una familia de 3 hijos, Saul, Ariel, Ivanna, algunos nietos, vive junto a su fami-lia por la final Landaeta a la altura de la can-cha Bolívar en la zona de Tembladerani.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada