martes, 6 de diciembre de 2016

Carlos Vives y Fonseca, que actuarán el viernes en Santa Cruz



Acaban de ganar uno y hasta dos de los premios más importantes de la música latina y llegan para cantarle a los bolivianos. Aún así, lo hacen con el protocolo de seguridad rutinario; pedidos muy simples para su alimentación, que no incluyen aguas traídas de manantiales de la Antártida o champán con partículas de oro; ni ninguna excentricidad en general, como cubrir todas las ventanas de su habitación de hotel con telas negras (Shakira) o crear un túnel que vaya desde el lobby hasta el vehículo para que nadie lo vea ni fotografíe (Luis Miguel).

Carlos Vives y Fonseca se alojarán en el hotel Radisson, previo al show que ofrecerán este viernes, en el Tahuichi.

Vives, que ganó dos gramófonos en la última versión de los Latin Grammy por su éxito La bicicleta (mejor canción y grabación del año) que canta junto a Shakira, tiene reservadas 34 habitaciones para todo su equipo de producción; mientras que el staff de Fonseca, que se llevó el premio al mejor álbum de cumbia/vallenato, estará distribuido en 14 piezas.

Vives solicitó para la noche del concierto comida vegetariana, jugos de frutas y bastante agua, mientras que Fonseca pidió un menú variado con gaseosas y energizante, informó Susana Helms, ejecutiva del hotel.

Se sabe que el equipo de seguridad contará con aproximadamente 12 personas, quienes custodiarán el perímetro mientras los artistas estén en Santa Cruz.

Fonseca llegará en un vuelo comercial el jueves, a las 22:00 y Vives arribará el mismo día del concierto en su avión privado, aunque aún no se conoce la hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada