domingo, 23 de octubre de 2016

Rodrigo Rojas “Arena es un disco muy personal e íntimo”

Cada que vez que Rodrigo Rojas regresa al país, a la tierra que lo vio nacer, nunca lo hace con las “manos vacías”. Y esta vez no es la excepción. El joven cantautor boliviano, radicado en México hace 14 años, llegó para presentar su nuevo material discográfico, titulado “Arena”, en los conciertos que brindará este 26 de octubre en el Teatro Municipal “Alberto Saavedra Pérez” y el 28 en el Teatro Nuna de la Zona Sur de la ciudad.

“Serán dos conciertos importantes para mí, ya que se trata de la presentación de un nuevo disco. Tocaremos el álbum completo y, por supuesto, las principales canciones de los anteriores trabajos, además de lo que pida el público. El 26, por una afortunada casualidad, celebro mi cumpleaños y qué mejor que hacerlo con un disco recién nacido y con mi gente querida de La Paz. Serán dos conciertos muy distintos: En el Municipal estaré con la banda completa y en el teatro Nuna será un show a guitarra y voz. En ambos contaré con varios invitados, entre ellos Mayra González”, anunció Rodrigo.

“Arena” es el quinto álbum de este destacado artista boliviano, quien ya lleva más de 17 años dedicado a la música.

“Uno de los temas centrales del disco se titula así, pero el nombre del disco acaba englobando a todas las canciones. Me gusta pensar en la arena como metáfora del tiempo, que en gran medida es lo que somos; también de lo infinito y, a la vez, de lo efímero; de lo múltiple y de lo que es sólo uno; de las construcciones humanas, que el viento del olvido siempre acabará por deshacer, de lo que se nos escapa pero también de lo que nos conforma, aludiendo a la idea bíblica de que somos polvo”, explicó el artista.

El álbum tiene 11 canciones nuevas: “Pétalos”, “Arena”, “Sentido”, “Ojos de mar”, “En mí” (con Edgar Ocernasky), “Sólo es la vida” (con Adrián Gil), “El tango del olvido”, “Compañera”, “No se divide el amor”, “Tormenta” y “Se van”.

“Quise acercarme a mis primeras influencias, aquellas que tienen que ver con los tiempos en que, desde la cuna, escuchaba a mis padres guitarreando con sus amigos. Se tocaba mucha zamba argentina, muchas chacareras, cuecas y algunas canciones de trova. Mi primer maestro de guitarra me enseñó a tocar en esos ritmos, sin embargo nunca había compuesto en ellos. Esta vez, en el nuevo disco, además de algunas baladas y canciones con influencias del pop, hay una saya, un tango, una chacarera y una zamba argentina”, adelantó.

Según Rodrigo, “el disco se centra en esas cosas que te marcan: Alegrías y dolores que te cambian, embestidas de la vida”. “Es como todo canto, una celebración, incluso de las batallas perdidas. Es un trabajo muy personal e íntimo. Por ejemplo, “Pétalos” habla de que amar no puede ser un error y que las heridas de la belleza son las que valen la pena. “Arena” cuenta la historia de una relación desgastada por el tiempo y la rutina. “El tango del olvido”, es una canción que escribí para mi abuela y una reflexión sobre la memoria y el olvido. “Ojos de mar” habla de los sentimientos ineludibles, que nos desbordan y acaban cambiando el rumbo de nuestra historia. “No se divide el amor” habla de cuando uno ama a más de una persona. “Sentido” trata de ese aspecto místico del amor, que parece dotar de razón a la existencia entera”, comentó.

Todas las canciones son de autoría de Rodrigo, excepto “Sólo es la vida”, la que escribió con su gran amigo, el cantautor cubano Adrián Gil. “Él canta como invitado en esa canción y en otra canta conmigo Edgar Oceransky”, precisó.

El músico destacó que Arena es el primer trabajo que se aventuró a producir sólo. “Siempre había coproducido con otros músicos, pero en esta ocasión, con excepción de dos canciones que trabajé junto al maestro Fernando Meza, la producción estuvo a mi cargo. Es un disco con un sonido absolutamente acústico, muy cercano a cómo nacieron las canciones, a guitarra y voz. Quise transmitir una sensación intimista y de confidencia, ya que las canciones son muy personales”, puntualizó.

“CANTAR ES UNA FORMA DE CURARSE”

Para Rodrigo Rojas, el 2016 “ha sido un año de intenso trabajo”. “He pasado largas horas en el estudio que tengo en la casa, trabajando en el disco y estoy muy feliz con el resultado. Una gran motivación que tuve este año fue que me otorgaron la Beca María Grever para compositores, que brindan varias instituciones de México para fomentar a los artistas. Estoy muy agradecido por haber recibido ese prestigioso aval a mi trabajo. Queda pendiente el poemario en el que llevo años trabajando y también el segundo libro de tuits, que estará listo para mediados del próximo año”, reveló.

En lo personal, ¿quién es hoy Rodrigo Rojas? “Soy alguien muy feliz. Me gusta que mi oficio me obligue a vivir intensamente y a profundizar en cada aspecto de la vida, para encontrar las canciones escondidas. Cantar es una forma de curarse y me alegra saber que mi trabajo también afecta positivamente a otros”, subrayó el cantautor, a tiempo de invitar al público paceño a que lo acompañe en los dos conciertos que brindará en La Paz.

“A todos mis amigos de La Paz los invito a los dos conciertos que tendremos presentando este nuevo disco. También quiero invitar a mi gente querida en Santa Cruz a que me acompañen el 5 de noviembre a las 18 en el Centro de la Cultura Plurinacional y más tarde, ese mismo día, en el Café Lorca. También estaré en Oruro el 11 de noviembre en el Salón Luis Ramiro Beltrán y más tarde en Latitud Pub. Será un gusto cantarles y compartir con ustedes. Mi gratitud hacia La Guía por el apoyo incondicional hace tantos años, cada vez que voy a Bolivia”, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada