martes, 11 de octubre de 2016

La fuerza del rock se apoderó de La Paz con Uriah Heep y El Tri

Casi 100 años de trayectoria si sumamos la vida interrumpida de las dos bandas que cerraron el Scream Fest Bolivia el pasado sábado en el Teatro al Aire Libre. Los ingleses de Uriah Heep y los mexicanos de El Tri hicieron que el público cante sus temas y se emocione recordando acordes de la década de los 70 y 80.

A estos dos se complementaron perfectamente los españoles de Lujuria y José Andrëa y Uróboros además de las bandas locales Thrashmaniacs y La Logia, en lo que fue el mayor festival del género de 2016.

Minutos después de las 16:00 de la tarde comenzó el show con la banda Thrashmaniacs, que recibió la ovación de los asistentes que poco a poco comenzaron a llegar al teatro paceño. Luego de más de una hora de Thrash paceño, subió al escenario La Logia, que llegó desde Sucre para el festival, su sonido característico de rock boliviano y en especial chuquisaqueño le dio un matiz distinto al ocaso de la sede de Gobierno.

Cuando comenzaba a caer la noche inició la presentación de las bandas internacionales, la primera en aparecer fue Lujuria desde España. El riff de sus guitarras y el manejo de escenario característico de su vocalista Óscar Sancho hicieron que el público sienta cada uno de sus temas.

En Corazón de heavy metal, una de las canciones preferidas de la gente que gusta de este género en español, Sancho rompió todo tipo de protocolo y subió hasta la parte más alta del Teatro al Aire Libre para mezclarse entre todos los presentes.

Luego de ese encuentro entre Lujuria y los asistentes, la organización del festival (que estuvo muy respetuosa con los horarios) no dejó que la banda interpretará un tema más, pero gracias a la insistencia de los miembros de la banda y del público, Lujuria se despidió con Joda a quien joda.

El show que tuvo más minutos dentro del festival fue el de José Andrëa y Uróboros, que se caracterizó por tener muchos invitados y por grabar su presentación en Bolivia para su primer DVD.

El espectáculo mostró temas nuevos del vocalista nacido en La Paz, además de clásicos de su época de solista. Pero el momento cumbre de la actuación de esta banda fue cuando invitaron a los hermanos César y Jaime Junaro, y Benjamín Chambi para interpretar la cueca Los mineros volveremos de Savia Nueva, con arreglos de la banda española. Para cerrar esta actuación José Andrëa aprovechó la presencia de varios ex miembros de Mago de Öz para tocar clásicos de esta banda como Gaia y Molinos de viento.

Minutos después de las 22:00, Álex Lora, líder de la banda mexicana El Tri, ingresó con un grito característico y comenzó a entonar Todo por el Rock and roll que hizo que toda la gente que en ese momento se encontraba en el teatro salte con la energía contagiada por el músico.

La canción que la banda estrenó en esta gira, ¡Por qué no te mueres Donald Trump!, causó al principio bastantes risas por parte de los asistentes. Sin embargo, luego, todos comenzaron corear la letra que el mismo Lora enseñó.


Pobre soñador, La terminal del ADO, Triste Canción de amor y Cuando tú no estás, entre otros fueron los temas con los que la banda mexicana se ganó la ovación del público que en ese momento ya dejaba pocos espacios libres en las graderías del Teatro al Aire Libre.

Lora y su esposa, también vocalista de El Tri, dejaron el escenario con Las piedras rodantes, uno de los temas más conocidos y premiados del rocanrol en nuestro idioma.

Ya en los primeros minutos del domingo, a las 00:15, ingresó la banda británica, Uriah Heep . El grupo fue el plato fuerte del festival, organizado por La Biblia del Metal. Con su hard rock y progresivo, el grupo llegó por primera vez a Bolivia luego de 47 años de trayectoria. El espectáculo comenzó con un solo de Rusell Gilbrook en la batería y Phil Lanzon en los teclados para luego dar paso a Mick Box que interpretó los primeros acordes de Gypsy.

El show tuvo 12 temas que recorrieron gran parte de su trayectoria con clásicos como Sunrise y One Minute y también canciones actuales como The Law, parte de su último disco. El cierre de la banda inglesa fue con July Morning y Lady in black, temas que el público cantó junto al vocalista Bernie Shaw.


Tras despedirse y retornar al escenario el final del festival fue con Easy Livin’, canción que fue parte del primer disco de la banda Demons & Wizards, de 1972, y que hasta ahora es uno de los temas infaltables en cada una de sus presentaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada